Extraer tu leche será más sencillo con estos consejos  | Más Abrazos by Huggies

Extracción y conservación de la leche materna

Más abarazos Huggies Más Abrazos // Miércoles 20 Mayo, 2020 // #maternidad, #alimentacion, #consejos, #bebe

La extracción de leche materna es todo un arte, porque no es algo que se pueda dominar en un día.  Hace falta ensayar, observar, ajustar… ¡Ir paso a paso! 

 

Debes saber que es muy probable que las primeras veces que extraigas leche no obtengas los resultados que esperas. Puede ser que "no te salga nada", puede ser que salga muy poco. No debes preocuparte, no te frustres. Recuerda que siempre tienes leche y solo estás aprendiendo cómo obtenerla "sin ayuda" de tu bebé.

 

Otro punto súper importante es tener bien clarito que la extracción no sirve para medir cuánta leche tienes. Recuerda que tienes infinita cantidad de leche, porque esta viene de tu sangre, y mientras tengas sangre en las venas tendrás leche en los pechos.

 

Recuerda también que en el proceso de producción de leche materna interviene una hormona que se llama oxitocina. Gracias a ella se activa el reflejo de eyección (el que hace que la leche salga del pecho). Naturalmente, el bebé nos ayuda a que esta hormona entre en acción porque es la hormona del amor y de la felicidad, así que, en ausencia de tu bebé, valerte de recursos como una foto suya, una prenda con su olor, un video, etc., podrá ayudarte mucho a que todo fluya.

 

¿Cómo extraer la leche materna?

 

Lo primero que debes hacer es preparar el pecho para la extracción, y para eso, puedes ponerte unos pañitos de agua tibia antes de iniciar. Después, puedes elegir entre las dos alternativas de extracción:




 

Extracción manual de leche materna

 

Es una técnica que definitivamente debes conocer porque puede sacarte de apuros, o simplemente puede resultar más cómodo y práctico hacerlo así.  

 

  1. Con las manos muy limpias, vas a posicionar tu mano en forma de “C” como si fuera una hamburguesa.  
  2. Luego, sin deslizar los dedos, comprime con firmeza pero con suavidad el seno llevándolo hacia el tórax.  
  3. Por último, sin deslizar los dedos, llévalos hacia la areola haciendo una leve presión (sin llegar hasta el pezón)

 

Extracción de la leche materna con extractor

 

Si tienes un extractor de bomba sencilla, una sesión de extracción de leche materna puede durar entre 20 y 30 minutos (incluyendo el tiempo que te tomó la bajada de la leche). Lo ideal en este caso, es comenzar por un pecho y extraer hasta que el volumen de leche vaya decreciendo, esto puede suceder a los 4 o 5 minutos (dependiendo de cada mujer). Después, pasas al otro seno, haces lo mismo y luego regresas al primero. De esta manera alternarás los senos hasta completar los 20 o 30 minutos.

 

Si tienes un extractor de bomba doble, el tiempo de extracción puede reducirse a la mitad. Entonces, te pones las copas y extraes por unos 10 - 15 minutos. Al principio este tiempo puede ser mucho, entonces puedes hacerlo hasta que salga la última gota de leche y esperas 2 minutos más antes de retirar el extractor del pecho.

 

Terminar la sesión con algo de extracción manual en ocasiones puede ayudar a obtener un poco más de leche, además estimula y ayuda a incrementar la producción.

 

¿Cómo almacenar la leche materna?

 

  • En el mercado se encuentran envases y bolsas especializadas para conservar la leche, pero también se pueden reutilizar frascos de vidrio cuya tapa no sea metálica, como por ejemplo, frascos de café, mermelada, etc., lavados y esterilizados previamente.

 

  • Los frascos deben ser de boca ancha para permitir hacer una buena limpieza. Las tapas no deben ser metálicas porque estas se oxidan y contaminan la leche. No se recomienda el uso de envases para muestras de orina porque no están diseñados para la conservación de alimentos.

 

  • En cuanto a las bolsas, pueden ser prácticas para ahorrar espacio en la nevera/congelador. Cualquiera que sea el envase que uses, recuerda almacenar la leche en porciones de entre 1.5Oz-3Oz (50ml-100ml). De esta manera se evita el desperdicio de leche, ya que una vez se haya calentado no se puede volver a calentar y hay que desecharla.

 

  • Cada recipiente debe rotularse con la fecha de extracción, de manera que cuando se vaya a usar siempre se gaste primero la más antigua.

 

  • Nunca llenes un envase hasta el tope ya que la leche al congelarse "se expande".

 

Esperamos que esta información te sea de mucha utilidad. En Más Abrazos encuentras la guía perfecta para acompañarte en cada etapa de tu bebé.

Natalia  Albán Aldrioli

Medica pediátra

Asesoría en lactancia materna / Diplomado en nutrición infantil