Ser la mejor mamá para tu bebé

El mito de las “súper mamás”: ¡no está mal pedir ayuda!

Más abarazos Huggies Más Abrazos // Jueves 3 Septiembre, 2020 // #maternidad, #bebe, #familia

Tu beb√© acaba de llegar al mundo y t√ļ pr√°cticamente est√°s aprendiendo un nuevo idioma: jab√≥n hipoalerg√©nico, biberones esterilizados, pa√Īales por etapas, f√≥rmula, t√©cnicas de lactancia, etc. Adem√°s tienes en mente un mill√≥n de preguntas: ¬Ņes normal que llore tanto?, ¬Ņc√≥mo lavo su ropita?, ¬Ņese sarpullido es normal?, etc.

Y, por si fuera poco, sabemos que f√≠sicamente est√°s agotada despu√©s de dar luz, tienes insomnio, tu cuerpo a√ļn est√° adolorido, tus hormonas todav√≠a est√°n regul√°ndose‚Ķ En pocas palabras: no est√°s cansada, ¬°est√°s exhausta!

A veces, sobre todo cuando somos mam√°s por primera vez, sentimos mucha presi√≥n. Y es comprensible, despu√©s de todo queremos ser la mejor mam√° del mundo. Pero si quieres hacerlo todo, lo m√°s seguro es que termines sinti√©ndote frustrada. Y es que hay que decirlo como es:¬†las s√ļper mam√°s no existen.

Estar agotada no te impide ser la mejor mam√°

Esa mam√° que mantiene impecable su hogar tiene un reci√©n nacido durmiendo pl√°cidamente en su cuna y adem√°s encuentra tiempo para peinarse, maquillarse, ba√Īarse y hacer la cena para su familia, solo existe en los cuentos de hadas.

La realidad se parece m√°s a una casa en desorden, una mam√° que no recuerda cu√°ndo fue la √ļltima vez que tom√≥ un ba√Īo y un peque√Īo que acaba de llegar al mundo, ¬°y que parece necesitar cuidados 25 horas al d√≠a!

Sentir que no puedes con todo es inevitable, por eso te compartimos 3 consejos que pueden ayudarte:

  1. Acepta que no puedes tener todo bajo control, ¬°sencillamente porque todo es nuevo para ti!
  2. No te exijas demasiado. Si tu bebé por fin se quedó dormido, no corras a lavar biberones o limpiar la casa, aprovecha ese tiempo para descansar. Guarda esa energía para tu bebé y para ti.
  3. Pide ayuda. Antes de que llegué el bebé, forma un círculo de ayuda donde papá y todas las personas de tu confianza que estén dispuestas a apoyarte, tengan tareas bien definidas. Y una vez que el bebé esté en casa, aprovecha que todos quieren ir a conocerlo para que te ayuden con las tareas en el hogar. Tal vez no sean expertos en cuidar bebés, ¡pero seguramente saben lavar platos, limpiar la casa o preparar comida!